Jueves, 12 de agosto de 2010
Secci?n de relatos de terror Me encontraba sola en casa, mam? hab?a salido a hacer las compras, como todos los s?bados. A lo lejos escuchaba un timbre, ca? en la cuenta que era mi celular el que sonaba, despert? sobresaltada, ha...

Me encontraba sola en casa, mam? hab?a salido a hacer las compras, como todos los s?bados. A lo lejos escuchaba un timbre, ca? en la cuenta que era mi celular el que sonaba, despert? sobresaltada, hab?a vuelto a tener aquel sue?o. Corr? un poco torpe, todav?a no hab?a despertado bien. Atend?, era mam?, dijo que se quedar?a a comer en la casa de su amiga. Olivia, pregunt? si quer?a ir pero dije que no, hoy quer?a estar sola.Mir? la hora, ya era hora de comer, as? que tom? mi bolso y sal?. Camin? mucho rato hasta que sent? hambre. Entr? al primer local de comida r?pida que encontr?, ped? una hamburguesa y me sent? a esperar.Luego de comer llam? a mam?, todav?a no hab?a vuelto a casa, as? que me fui al parque. Me sent? al lado del peque?o arroyo que corr?a cerca de all?. Saqu? el libro que estaba leyendo, le? un rato hasta que me qued? dormida sobre el pasto. Despert? agitada y asustada hab?a tenido la misma pesadilla de esa ma?ana, en realidad la hab?a tenido desde que pap? se fue de casa.Saqu? mi cuaderno y comenc? a escribir un cuento. Me qued? all? hasta que mam? llam? y dijo que ya hab?a regresado.Al llegar a casa, llam? Catalina, mi mejor amiga, para hablar de los preparativos del viaje que har?amos en dos d?as, su mam? nos llevar?a a la ciudad donde viv?a su abuela.El d?a del viaje hab?a llegado prepar? mis cosas y mam? me llevo en el auto hasta el parque donde nos reunir?amos. Al llegar. Ya estaba Ana, Sof?a y Daniela, mis amigas con las que ir?amos. Esperamos veinte minutos hasta que lleg? Catalina y su mam?.Al llegar fuimos al cine, a comer hamburguesas, luego llamaron a Ana que ya se ten?a que ir, as? que la acompa?amos hasta donde tomar?a el colectivo que la llevar?a a nuestra ciudad. Catalina llam? a su mam? y dijo que todav?a faltaban tres horas hasta que nos fu?ramos. As? que decidimos recorrer un poco m?s la ciudad. Caminamos y caminamos entre risas, nos distrajimos tanto que cuando nos dimos cuenta no sab?amos donde est?bamos, miramos a nuestro alrededor y ya hab?a anochecido, est?bamos desconcertadas, ?Cu?nto tiempo hab?amos caminado? Cuando llam? mi amiga a su mam? por ultima vez faltaban cuatro horas para que anocheciera, pero lo extra?o era que no est?bamos en la ciudad sino en un pueblo, en una calle de tierra, vimos un cartel que dec?a que la calle se llamaba Amazona, aparentemente era la ?nica calle, al final hab?a un bosque, las casas parec?an abandonadas, las paredes parec?an a punto de derrumbarse, algunas ya lo hab?an echo. Catalina busco su celular para llamar a su mam? pero no hab?a se?al all?, todas sacamos nuestros tel?fonos pero estaban iguales.Caminamos en busca de alguien que nos ayudara. Al llegar a la ?ltima casa vimos salir una mujer, nos miro y sonri?. Catalina se adelant? y le pregunt? si tenia tel?fono, le cont? que nos hab?amos perdido y que necesit?bamos a alguien que nos viniera a buscar, la anciana dijo que ten?a tel?fono y nos invito a pasar. La casa estaba en mejor estado que las dem?s, el interior estaba lleno de plantas, libros, cuadros y animales embalsamados, todo esto m?s una tenue luz le daba un aspecto escalofriante al lugar. Nos llev? por un pasillo oscuro hasta una habitaci?n donde hab?a un sill?n, una biblioteca y una mesita donde estaba el tel?fono. En el sill?n hab?a una chica rubia y un chico pelirrojo, la chica parec?a mas grande, nos miraron con una mirada triste y salieron la mujer sonri? y dijo que tenia que atender unos asuntos y sali? del cuarto cerrando la puerta tras de si. Miramos con m?s detenimiento y nos percatamos que no hab?a ventanas all?. Catalina, marc? el n?mero dos veces pero el tel?fono no tenia ni siquiera tono. Nos miramos con desesperaci?n, esa era nuestra ?nica esperanza, por lo menos hab?amos encontrado a alguien que nos podr?a ayudar o eso pens?bamos. Daniela daba vueltas por la habitaci?n cuando encontr? el cable del tel?fono cortado, en ese momento la puerta se abri? y de la oscuridad sali? la figura de una mujer con una mirada llena de odio y una sonrisa macabra, nos cost? darnos cuenta que aquella mujer era la anciana amable que nos hab?a invitado a pasar, al ver el aspecto de aquella siniestra persona supimos que est?bamos en problemas.La mujer ri? estrepitosamente y dijo con una voz cargada de malicia:Ajaj? descubrieron que el tel?fono no anda, pues nunca lo hizo, solo es para atraer personas ingenuas como ustedes. Seguro que no saben nada de m?, porque ninguna persona que entr? en esta casa sali? con vida. ? luego de decir esto ri? aun mas, se acerc? a Daniela que ten?a el cable todav?a en sus manos, la mir?, la tom? por el brazo y la sac? del cuarto, ella intento soltarse, nosotras tambi?n tratamos de que la suelte pero aquella mujer tenia una fuerza sobrehumana. Unos segundos despu?s se escucho un grito desgarrador y luego se hizo el silencio, entre l?grimas de desesperaci?n supimos que no ver?amos m?s a Daniela.Tal vez pasaron horas o quiz?s tan solo minutos, cuando apareci? la anciana su ropa tenia manchas oscuras y tierra, su cabello estaba todo despeinado, pero ahora su mirada era de satisfacci?n, nos miro con detenimiento como si eligiera un postre o algo as?. Se adelant? unos pasos y tomo del brazo a Sof?a, que lloraba mucho mas que nosotras, del miedo se desmay?, intentamos una vez mas salvar a nuestra amiga pero la mujer carg? en su espalda a Sof?a y como si nada hubiera pasado se march?. Catalina y yo presas de la desesperaci?n intent?bamos pensar en algo que nos salvara cuando a mi amiga se le ocurri? un plan.Cuando escuchamos pasos en el pasillo, Catalina tomo el tel?fono que era antiguo y pesado y se escondi? tras la puerta, la mujer abri? la puerta y entr?, sin demorar Catalina descarg? el artefacto con todas las fuerzas que le fue posible juntar, antes de caer la anciana profiri? un grito que atrajo la atenci?n del chico que lleg? corriendo, detr?s de ?l venia la joven. El muchacho se agach? a ayudar a su madre mientras que nosotras sal?amos de la habitaci?n por el oscuro pasillo se escucharon unos pasos, era la chica que venia atr?s nuestro, al llegar a la puerta descubrimos que estaba cerrada, la chica lleg? agitada hasta donde est?bamos, suplicamos que nos dejara escapar pero dijo que no pod?a que aquella mujer los matar?a a ella y a su hermano, que aquella anciana estaba totalmente loca, que ellos estaban secuestrados all? y nos cont? la historia de esa loca. Cuando era peque?a hab?a vivido con una tribu de indios de la amazona, los Tupigorani, ellos le hab?an ense?ado que los que entraban en aquella selva no sal?a porque si no los mataban los animales lo hac?an ellos, cuando ella hab?a cumplido 15 a?os, un grupo de personas entraron en la selva con armas sofisticadas y mataron a muchos indios, como ella no era india, estos hombres se la llevaron creyendo que hab?a sido secuestrada, fue dada en adopci?n pero nunca la adoptaron. Al cumplir los 18 a?os hab?a conseguido trabajo y ahorr? dinero, hasta que se compro aquella casa, en la calle Amazonas, la mujer empez? a matar a los vecinos, que desaparec?an misteriosamente, hasta que no quedo nadie.Despu?s de escuchar esta historia, suplicamos a?n mas que nos dejara salir que ella y su hermano escaparan con nosotras que buscar?amos a la polic?a que esto acabar?a, la chica se conmovi? y nos dijo que corramos, que ella esperar?a cinco minutos para soltar a los perros, abri? la puerta y nosotras corrimos, saltamos un alambrado y escapamos por la calle detr?s nuestro ven?a la anciana con sangre en la cabeza, hab?a recobrado el conocimiento, a lo lejos en el otro extremo de la calle se ve?a una silueta, al acercarnos mas me di cuenta que era mi padre, me acorde de mi sue?o, ?hab?a sido una premonici?n? Quiz?s porque esto era real o ?no?Despert? agitada y asustada hab?a tenido la misma pesadilla de esa ma?ana, en realidad la hab?a tenido desde que pap? se fue de casa. Saqu? mi cuaderno y comenc? a escribir un cuento. Me qued? all? hasta que mam? llam? y dijo que ya hab?a regresado.Al llegar a casa, llam? Catalina, mi mejor amiga, para hablar de los preparativos del viaje que har?amos en dos d?as, su mam? nos llevar?a a la ciudad donde viv?a su abuela.

Julieta


Publicado por snoopy2 @ 17:21  | Grandes Relatos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios