Domingo, 20 de marzo de 2011
Londres jam?s olvidar? la semana del 5 al 9 de diciembre de 1952, uno de los episodios m?s tristes y escalofriantes del siglo pasado. Cuando una gran niebla de color negro cubri? toda la ciudad y caus? al menos 12.000 muertos...

La niebla asesina en Londres

Londres jam?s olvidar? la semana del 5 al 9 de diciembre de 1952, uno de los episodios m?s tristes y escalofriantes del siglo pasado. Cuando una gran niebla de color negro llamada ?Great Smog? o ?Killer Smog? (Niebla Asesina) cubri? toda la ciudad y caus? al menos 12.000 muertos y mas de 100.000 enfermos.

Durante d?as un fr?o insoportable aquejaba a los ciudadanos londinenses, ya que un anticicl?n hab?a sumido Londres en unas bajas temperaturas que no eran habituales ni siquiera en esa ?poca del a?o. El fr?o era cada vez m?s intenso por lo que la quema de combustibles f?siles (carb?n, queroseno y madera) en los ?ltimos tres meses aument? de forma dr?stica. Todos los hogares, locales y empresas trataban de combatir las g?lidas temperaturas por lo que la poluci?n del aire aumentaba de forma exponencial. Este aire t?xico habitualmente alcanzaba capas superiores de la atm?sfera y no resultaba mortal?

Sin embargo, ese a?o las cosas no sucedieron tal y como estaba esperado.? El fr?o en lugar de mitigarse segu?a aumentando, las fuentes p?blicas se congelaban? y esto se agrav? por la incapacidad de los servicios energ?ticos en suministrar? energ?a suficiente a la industria, que a su vez aument? la quema de combustibles f?siles en f?bricas y el sector de transporte.

Una gran nube t?xica

Como muchos sabr?is el aire caliente tiende a subir y el fr?o que es m?s denso se queda en las capas inferiores de la atm?sfera, eso provoca un movimiento de circulaci?n atmosf?rica.

Pero ese invierno las baj?simas temperaturas provocaron que ese movimiento que habitualmente ?limpia? el aire que respiramos se detuviera. El resultado fue una inversi?n t?rmica que caus? que la poluci?n que se iba acumulando sobre la ciudad quedara atrapada en una bolsa de aire que continu? enfri?ndose? quedando a pocos metros del suelo.

El combustible quemado y la poluci?n de carb?n descendi? en la ciudad sin disiparse, este clima t?xico caus? la muerte de m?s de doce mil personas y dej? m?s de cien mil personas con enfermedades respiratorias y pulmonares. El ambiente se convirti? en una trampa de poluci?n y otros contaminantes que circulan por el aire. Este evento es considerado el peor incidente de poluci?n ambiental en la historia del Reino Unido.

En aquella ?poca exist?an dos factores adicionales mas para convertir aquella nube en letal. Por una parte el carb?n empleado era de mala calidad y generaba una mayor cantidad de di?xido de azufre y por otra los veh?culos de la ?poca utilizaban diesel, el cual es m?s contaminante.

Las part?culas de holl?n junto con el smog de los veh?culos se combinaron con la neblina d?ndole un color amarillo y negro, la ausencia del viento permiti? que esta ambiente t?xico se acumule en toda la ciudad.

La ca?da de una neblina mortal

El 5 de diciembre de 1952, la poblaci?n londinense se percat? de que la neblina estaba extra?amente espesa y oscura. En un principio no hubo una alarma general, las personas lo tomaron como una curiosidad, pero al d?a siguiente se volvi? evidente que era un gran problema cuando los hospitales se llenaron de pacientes que padec?an serias complicaciones respiratorias.

Los locales comerciales cerraron de inmediato, mientras que las autoridades pusieron en marcha un plan de contingencia para controlar a la asustada poblaci?n que hab?a empezado a ejercer saqueos, provocaron incendios y se agrupaban en? protestas? y disturbios masivos. ?El tr?fico terrestre y a?reo qued? paralizado y las autoridades se encontraban ante un caos completo. El impacto econ?mico hac?a tambalearse a la econom?a de todo el pa?s y nadie sab?a cuanto tiempo durar?a la ?niebla asesina?.


El 7 de diciembre se convirti? en el peor d?a para la poblaci?n de Londres tras darse cuenta que no s?lo era una cat?strofe econ?mica y ambiental, tambi?n estaba generando una alarmante cantidad de muertos. La semana que la nube cubri? Londres fallecieron al menos 4.000 personas, un n?mero de bajas que no se ve?a desde la Segunda Guerra Mundial.

Los efectos secundarios

Cuando se levant? la neblina el 9 de diciembre, se descubri? el n?mero real de v?ctimas y todos los efectos secundarios que esta dej? en su camino. Decenas de miles de personas mostraban infecciones respiratorias y obstrucci?n de las v?as nasales junto con problemas pulmonares. Durante las semanas posteriores a la niebla negra murieron 8.000 personas por estas infecciones. En total la nube t?xica caus? la muerte directa de 12.000 personas.??

Las v?ctimas que fallecieron durante este tiempo, sucumbieron por infecciones en las v?as respiratorias que les obstru?an las v?as con pus que se produc?a en los pulmones, esta infecci?n producida por la neblina contaminada les acababa matando por hipoxia (falta de ox?geno). Las principales infecciones pulmonares eran bronconeumon?a o un agudo caso bronquitis purulenta, la cual se sobrepon?a a la bronquitis cr?nica.

Medidas para evitarlo de nuevo

Tras la tragedia, el costo de v?ctimas y da?os en la ciudad se desarrollaron leyes y regulaciones como el Acta de Aire Limpio en 1956. Eso no impidi? un segundo caso similar que por suerte no tuvo tanto impacto en 1962, en aquella ocasi?n fallecieron aproximadamente 700 personas. Una segunda acta en 1968 mejor? las condiciones para prevenir eventos de magnitudes.

En 1953, el teniente coronel Lipton coment? en la Casa Com?n que la neblina hab?a matado, en su mayor?a, a personas muy j?venes (sobre todo ni?os) o ancianos, tambi?n a?adi? que muchas de las v?ctimas ya sufr?an enfermedades respiratorias.

Actualmente las fuertes regulaciones ambientales han logrado purificar el aire de Londres, la contaminaci?n se ha reducido y no se han vuelto a producir por m?s de 50 a?os. Una lecci?n que por desgracia tuvo que ser aprendida de la m?s tr?gica de las formas.


Publicado por snoopy2 @ 11:20  | Grandes Misterios
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios