Jueves, 25 de marzo de 2010

La mansión High Hopes, era una de las más hermosas y mejores cotizadas en la ciudad de Nueva York en el año 1974, tenía amplios ambientes en sus tres pisos, incluso la propiedad incluía un embarcadero privado.

Era un sueño vivir allí, una mansión rodeada de jardines y hermosos paisajes, atraían la mirada de quienes pasaban por el lugar.

Los propietarios eran la familia Defeo, padre, madre y cinco hijos. La felicidad y tranquilidad de ellos terminó cuando el mayor de sus hijos, quien tenía 23 años, empezó a ser manipulado por espíritus del más allá quienes lograban entrar dentro de él y cambiar por momentos su personalidad.

Según versión de joven, empezó a escuchar voces que le indicaban actos de maldad, estos espíritus lograron tener poder y dominio sobre él.

Hasta que lograron que realice un acto de maldad, el peor que un hijo puede hacer, asesinar a sus padres y sus cuatro hermanos. Cuando fue interrogado por la policía dijo que él no podía controlar sus actos, una fuerza extraña lo dominaba y apretaba el gatillo.

Las autoridades no creyeron nada de lo que dijo el joven, llegando a la conclusión que sufría de un grave desorden psicológico.

La mansión fue vendida a un precio de oferta y la nueva familia que la adquirió no pudo pasar más de quince días en el lugar porque empezaron a sufrir el acoso de los espíritus que deseaban inducirlos a realizar actos de maldad.

El nuevo propietario, empezó a escuchar las mismas voces que le decían que termine con su familia, pasaron momentos de pánico y miedo, al extremo de llegar a estar en peligro de muerte.

Después de esos incidentes la casa no ha sido habitada por nadie, solo uno u otro curioso pasa por la mansión Hign Hopes para tomar fotos y mostrar el lugar donde viven los espíritus malignos.

Algunos investigadores llegan a tomar datos del siniestro lugar y uno que otro aficionado al mundo paranormal pregunta sobre los sucesos en la mansión.


Fuente:Blog del miedo


Tags: Fantasmas

Publicado por snoopy2 @ 14:59  | Apariciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios