Martes, 30 de marzo de 2010

Haití es conocido como el país de los muertos vivientes en clara referencia a los zombis, una macabra práctica que convierte a un ser humano en un ente sin voluntad ni conciencia.

Los zombis son seres extraños de figura sobrenatural, pero en realidad existen. Son seres humanos que están privados de su voluntad y solo hacen lo que su amo les ordena. Esta realidad se asemeja a alguna película de terror, pero no lo es, es la vida misma, los zombis existen.

Pero como puede llegar una persona común y corriente a un estado zombi?, esta realidad se desarrolla en Haití donde la práctica del vudú es algo cotidiano. Allí existen los llamados Bokores, que son expertos en magia vudú y tienen la capacidad de zombificar a una persona.

Este poder de convertir en zombi a un ser humano se logra mediante la ingesta de algún líquido con el polvo zombi, que es un preparado especial con neurotóxicos, los cuales tiene un efecto devastador en el cerebro de la víctima.

Lo primero es lograr un estado de catalepsia que inhibe durante 48 horas todos los signos vitales, haciendo aparentar que se encuentra muerto, entonces es enterrado vivo y el brujo lo desentierra antes de las 48 horas y le aplica otra dosis fuerte de sustancias depresoras del sistema nervioso, por lo general se trata de una mezcla de atropina y escopolamina, lo cual genera un daño cerebral irreversible, la persona nunca vuelve a recobrar la conciencia.

El individuo zombificado queda totalmente inhibido de su voluntad, el daño psíquico es irreversible, es decir se conserva el cuerpo pero se pierde el alma del ser humano. Se cree que el zombi solo obedecer las órdenes del brujo que lo resucitó.

En Haití cuando muere una persona, los familiares tienen miedo que pueda haber sido zombificado, por lo que tienen la costumbre de inyectar una sustancia tóxica al cuerpo del fallecido, eso con la intensión que el cuerpo muera de verdad y no le sirva a ningún brujo como zombi, otros incluso llegan a cortar la cabeza del fallecido.

Algunas familias han creado una especie de pequeño cementerio familiar en la puerta de su casa, de esta forma cuidan celosamente los cuerpos de sus muertos, así están seguros para que ningún bokor pueda usar el cuerpo para la magia negra del vudú.

El misterioso polvo zombi que produce ese estado de inconsciencia casi absoluta, ha sido materia de investigación de algunos periodistas y curiosos llegando a la conclusión que se trata de una mezcla capaz de producir ese lamentable estado físico.

Un zombi tiene características inconfundibles, un rostro sin expresión alguna, los ojos de color blanco, sin mirada fija, mejor dicho existe una mirada ausente.

La zombificación humana es un acto macabro, privar de la conciencia y la voluntad a una persona es inaceptable, temeroso pero existe en el entorno de la magia vudú.


Tags: Curiosidades

Publicado por snoopy2 @ 15:43  | Curiosidades
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios