Martes, 30 de marzo de 2010

El último verdugo, fue el encargado de dar muerte a más de veinte personas entre ellas al recordado revolucionario Salvador Puig.

El garrote vil era un instrumento terrorífico que se usaba para dar muerte a los condenados, consistía en una máquina formada por un collar de hierro, al que se le ejercía fuerza para ajustar el cuello hasta romperlo, produciendo la muerte en pocos minutos. Dejó de usarse en el año 1978 cuando se abolió la pena de muerte.

Pero una de las figuras resaltantes en las ejecuciones, eran los verdugos, personajes misteriosos que tenían el derecho de guardar su identidad y hacían su trabajo escondiendo el rostro bajo una capucha.

Muchos decían que eran verdugos con la finalidad de ganar cierto prestigio, pero no era verdad, siempre se trataba de conocer la identidad de quienes hacían el oficio más terrorífico, pero estos temían ser identificados por el temor a alguna represalia y los desprecios de la sociedad.


Han existido muchos verdugos en la historia pero muchos querían identificar al último verdugo de España, el mismo que habría dado muerte al famoso revolucionario Salvador Puig Antich, quien se convirtió en el último en ser ejecutado mediante el garrote vil.

Las investigaciones apuntan a Antonio López Sierra, quien pasó sin querer a ser parte de la historia al ser el último personaje en ejercer este macabro cargo público.

¿Quien era esta persona?

Se cuenta que fue un hombre que vivió mucho tiempo al margen de ley, hasta que recibió la propuesta de trabajar como verdugo, realizó su oficio durante más de 30 años.

Al final decide vivir de forma anónima y sólo se le conocía como Don Antonio. Según cuentan quienes le conocieron, vivía en medio de la pobreza extrema con su mujer y sus hijos, mendigaba y sólo salía por las noches.

Caminaba en vigilia constante, con temor a ser atacado y atormentado por los remordimientos del siniestro oficio ejercido durante muchos años.

Era una persona sumamente extraña, en una oportunidad rechazó dar una entrevista a cambio de una gran cantidad de dinero, a pesar de la pobreza en que vivía. Sin embargo más adelante accedió a dar algunas entrevistas donde comentaba sobre las experiencias que vivió durante los más de 30 años de trabajo.

Para algunos él era el último verdugo de la historia en España, pero hubo quienes afirmaron que se trataba de un impostor, que sólo quería ganar notoriedad y que el verdadero último verdugo se esfumó en el tiempo para no aparecer jamás.

Nadie puede afirmar con seguridad si fue el misterioso Don Antonio, ó si el verdugo se perdió en medio de la historia.




Tags: Curiosidades

Publicado por snoopy2 @ 15:47  | Curiosidades
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios