Lunes, 31 de mayo de 2010
Un inmenso y cegador fogonazo convirtió por momentos la noche en día en Utah, cuando un meteorito al entrar en la atmósfera explotó creando un resplandor tan intenso que pudo ser visto a cientos de kilómetros...

Un inmenso y cegador fogonazo convirtió por momentos la noche en día, cuando un meteorito que presumiblemente era una de las rocas de las Leónidas, una famosa lluvia de meteoros que cada año es visible por estas fechas cuando la Tierra atraviesa la cola de desechos del cometa Temple-Tuttle. Al entrar en la atmósfera el meteorito explotó creando un resplandor tan intenso que pudo ser visto a cientos de kilómetros. Algunos testigos del fenómeno han apuntado a medios de comunicación locales que «un flash tornó la oscuridad de la noche en luz como si fueran las doce del mediodía, por algunos segundos». También han asegurado haber escuchado «una gran explosión» cuando la luz desapareció. La roca, aunque es difícil de medir, podría tener «el tamaño de la cabeza de una persona». En el siguiente vídeo hay varias tomas del momento del impacto del meteorito con nuestra atmósfera.


Tags: noticias

Publicado por snoopy2 @ 18:33  | Noticias
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios