Lunes, 14 de junio de 2010
Par?s, a?o 1900, en las aguas del Sena aparece el cad?ver de una bella desconocida. Aparentemente, se ha suicidado, ahog?ndose en el r?o de la capital francesa.

El cuerpo es trasladado a la morgue, donde pasa el tiempo sin que nadie lo reclame. Un empleado del dep?sito de cad?veres, fascinado por la belleza de la joven, ahora carente de vida, decide realizar una m?scara mortuoria de su rostro.



Desde aquel d?a, el rostro de aquella desconocida hallada en el Sena (L'Inconnue de la Seine) se convirti? en objeto de moda, su m?scara mortuoria fue reproducida por doquier y sirvi? de inspiraci?n durante d?cadas para poetas y artistas de todo tipo, como Albert Camus, Rainer Maria Rilke o Vladimir Nabokov. El Par?s bohemio hab?a encontrado otro objeto de adoraci?n pero, a pesar de que aquel pl?cido rostro fue contemplado por cientos de personas, nadie supo jam?s qui?n era la muchacha.





En realidad, con el paso del tiempo, poca importancia ten?a aquel ?detalle?, porque se hab?a convertido en un icono, un s?mbolo, un objeto de culto que, incluso, sirvi? de modelo para realizar un maniqu? -Resusci Anne- destinado a realizar pr?cticas de primeros auxilios (reanimaci?n boca a boca y cardiopulmonar) desde mediados del siglo XX.


Sus creadores Peter Safar y Asmund Laerdal quiseron que el maniqu? tuviera la apariencia m?s realista posible para que as? los estudiantes estuvieran m?s motivados para aprender los procedimientos de reanimaci?n.

Asmund Laerdal con Resusci Anne.

Fue as? como su cara paso a ser ?la cara m?s besada de todos los tiempos?.

Paradojas de la vida han querido que el rostro de aquella joven ahogada en el Sena, inmortalizado en la mu?eca ?Resusci Anne?, se ha convertido en un s?mbolo para miles de personas en todo el mundo que han salvado su vida gracias a las modernas t?cnicas de reanimaci?n.
Publicado por snoopy2 @ 18:13  | Grandes Misterios
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios